Lo que la distancia se llevó, pero dejó

05/07/2019

 

Me gustaría comenzar esta idea con un título diferente, con algo más acorde... no sé, con un final feliz, o con una solución a la distancia. Pero, la verdad es que sigo esperando esa solución que ni siquiera sé si algún día pueda llegar... la distancia me ha quitado mucho, la distancia me lo quitó a él, aunque realmente no quiero echarle toda la culpa a la distancia, porque pueda ser que la distancia estaba de mi lado, y él simplemente no quería quedarse. 

 

¿Saben? Ahora que me pongo a pensar y analizar, la distancia fue mi aliada en momentos que jamás pensé que iba a tener, la distancia me dejó sus mejores momentos, y posiblemente siga teniendo esperanza en la distancia. 

 

Recuerdo ese día, siempre hubo distancia desde el principio, 16 kilómetros nos separaban, si hubiera sabido cuántos kilómetros nos iban a separar después nunca me hubiera quejado por esos 16. ¿Quién diría que 462 kilómetros de distancia unieran más a dos personas, que 16 kilómetros y un lugar turístico precioso? En mi caso así fue... conocí todo lo que no pensé conocer de alguien en tan pocos meses, cada detalle, cada sueño, cada pesadilla, cada meta. Creo que el hablar casi 16 horas seguidas con alguien todos los días te hace crear un vínculo simplemente extraordinario... y así era, así fue, así es, todavía.

 

Esos 462 kilómetros se convirtieron en 4,881.5 kilómetros... se supone que la distancia te aleja, pero la distancia solo se había llevado su cuerpo, no su alma. ¡Sorpresa! Nos unimos más que nunca, y las conversaciones a media noche ya no eran suficientes, comenzaron los horarios arreglados para hacer una video-llamada. Todo subía tan bien en la escala de la esperanza para mi mundo, creo que él sentía lo mismo, porque, por favor, todos sabemos cuando se interesa uno por el otro... simplemente es un sexto sentido, o es el destino. 

 

Pero, de repente algo cambió, y ese algo incluía 4,406 kilómetros, 475.5 kilómetros menos que el destino anterior. Fue donde me di cuenta que ningún número afecta tanto como dos personas con sentimientos de por medio, intentando averiguar lo que sucedía, creyendo romper las barreras con los pros, pero cayendo en la realidad con los contras. Fue en ese momento, y un año y medio después que me di cuenta que la distancia se llevó algo que no pudo evitar, pero que no fue la distancia la culpable de lo sucedido, sino nosotros los culpables de no haber reaccionado. 

 

En poco tiempo volverán a ser 462 kilómetros de distancia, y no estoy segura si la distancia va a estar a mi favor o en mi contra... pero espero realmente escribir una segunda parte de esta historia, que no incluya kilómetros de por medio, solo metros, muy pocos metros. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon