Aprendiendo a soltar, a dejar ir

14/06/2019

 

Por más que no quieras, tienes que aprender a soltar, a dejar ir. Por más que te detengas a ti mismo, no podrás detener el tiempo ni revivir momentos. Por más que le ruegues que se quede, créeme, no cambiará su decisión. Por más que quieras que tu deseo se cumpla en este instante, no se hará realidad en un segundo, todo a su tiempo. Por más que tu quieras que esa persona deje de lastimarte, no lo va a dejar de hacer hasta que te de deje de importar.

 

Así que deja, déjala, déjalo, deja el problema, deja la aflicción, deja de suponer, deja de creer, para de llorar, respira un momento y aprende a dejar. Solo tú podrás reparar lo roto, cicatrizar la herida, olvidar el pasado y ver de frente sin que lo que te molesta te vuelva a hacer daño. Pero todo a su tiempo, no es fácil pero a veces tienes que dejar tus sentimientos a un lado y pensar con la mente, por tu propio bien. Lo que es para ti, se queda; lo que se va, no hace falta.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon