Mis 18 lecciones del 2018

Siempre he creído que la vida está compuesta por millones de oportunidades para aprender. Si una persona se adueña de lecciones vitales mientras pasan los años, diría que es un capitán prudente de un barco que cada vez se hace más fuerte.

 

Por eso, no puede llegar un nuevo año sin antes reflexionar sobre las enseñanzas que he recibido durante estos 365 días. Porque el año nuevo no se trata solo de disfrutar los fuegos artificiales y festejar, aquí van 18 lecciones que aprendí (o reafirmé) en este 2018.

 

Fuente: Unsplash

 

1. Las verdaderas relaciones humanas trascienden el tiempo y el espacio.

 

2. Aunque represente un esfuerzo dificultoso, vale más alzar la voz ante la injusticia que mantener el silencio de los brazos cruzados.

 

3. Conversar, dialogar y debatir son tres acciones que se escondieron (o corrompieron). Hay que fomentarlas de nuevo para que salgan de sus cuevas y habiten en nuestras lenguas.

 

4. Una opinión se expresa con respeto y medida. Todavía más si no fue pedida.

 

5. A veces es mejor estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

 

6. Todo lo que digamos debe tener un sustento. Si no, es puro palabrerío subjetivo.

 

7. Si tenemos un objetivo, hay que sacudirse la pena y hacer todo lo posible para conseguirlo. La vergüenza nos limita a quedarnos en nuestra comodidad vacía.

 

8. Solo porque podamos gozar de lujos y brillos no significa que sea el caso de todos.

 

9. Unas letras tienen el poder de transformar realidades.

 

10. Para comprender una situación, lo mejor es vivirla y ser testigo de ella.

 

11. Hay que encontrar soluciones que tengan incidencia directa en el problema. No se trata de implementar medidas que escondan el problema.

 

12. Hay que dudar y preguntar de todo, pero es necesario salir de los cuestionamientos y llegar a conclusiones. Las preguntas sin respuesta pueden conducir a una angustia destructiva.

 

13. Aún hay quienes quieren el bien para nuestro país. Son ejemplos que debemos imitar y personalizar.

 

14. La grosería nunca es justificada, pero puede ser originada por un genuino deseo de corregir.

 

15. Escuchar las dos versiones de un conflicto es imprescindible para emitir un veredicto.

 

16. Juzgar a los demás es una acción inevitable, pero hacerla sin ataques y reproches es lo que nos falta.

 

17. La unión hace la fuerza. Por eso, el “estar juntos” tiene más valor que el “tu aquí y yo allá”.

 

18. Finalmente, como decía Aristóteles: “Somos lo que hacemos día a día, de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”.

 

Podría enumerar más lecciones, pero prefiero lanzar una pregunta para los lectores: ¿qué aprendiste en el 2018?

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon