Plácido vergel

19/12/2018

Tanta ternura me conmueve. El día con sus trajines nos envuelve en ardientes revoluciones y manjares exquisitos, alegres carcajadas y enérgicas pinceladas de buen humor, olvidando así, soledades y tristezas.

 

Mas llega la noche cubriendo con su manto de negros jirones, toda brizna de entusiasmo. Brillan sus broches, corre la luna en mitades, medias lunas. Gimen las aves en las ramas, ruge el viento que desparrama el aliento de las flores.

 

Las aguas en calma, límpidas corren por bosques y praderas, y en el alma quedan las tímidas y mustias plegarias mensajeras; piadosas se presentan las nostalgias lisonjeras del ayer que ya se fue...van brotando silenciosas, bellas perlas tan preciosas que recorren las cuencas dolosas que los años han dejado en nuestros rostros añejados, y llega la nostalgia, imponente y cegadora, cerrando nuestros ojos en fantástica armonía, mojando las almohadas el rocío embrujador de nuestro ensueño, haciéndonos volver al tiempo bello de la plena juventud.

 

 

Ah, divino tesoro que se fue y no volverá. Cada noche tiene su día, y cada mañana al momento se oscurece, pero el alma pequeña, de ternura se engrandece cuando piensa, recuerda y llora, tiembla y añora elevando cada día una plegaria de amor.

 

Bendito el Señor que nos da la noche larga para soñar toda una vida de música, luz y color, y el día con sus afanes para darnos la paz, la alegría y el aroma de cada flor, pasando cada momento en ansias de ver, amar y servir después de Dios, a la amiga, al hermano, al vecino y al que pasa con dolor pidiendo un pan y un  poema,  alivio en su tristeza y un pequeño favor: no llore amigo, alegre su corazón.

 

La vida es corta y vívala con amor. Duerma en paz cada noche dando gracias por el día, y goce alegremente cada día con la esperanza de un sueño fortuito y reparador.

 

Buenas noches, y feliz amanecer, que ya cantan las aves, lleva el viento las notas de un ruiseñor, y en mi vergel revolotea un precioso picaflor, y una rosa coqueta le dice al clavel: qué mañana tan preciosa, bailemos al son de la primavera y alegremos el vergel.

 

Ese será por siempre, el vergel de nuestras almas, el que emana leche y miel, el que luce esplendoroso y cada día nos da un delicioso "sentirnos bien".

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon