Ya no tengo 18 años

23/08/2018

He visto una progresión en mi vida, forma de ver las cosas, la valoración que le daba a ciertas cosas, en fin, los años no pasan en vano y la experiencia es el principal motor de cambio de todas las personas. Me encantaría poder hablarle a mi versión de 18 años y decirle tantas cosas que le podrían aliviar tantas preocupaciones banales que tenía en ese entonces, pero ya no sería el mismo que soy hoy ¿tiene sentido?

 

En realidad, todo esto que estoy escribiendo no va enfocado a una forma romántica, reflexiva o como uno de esos libros motivacionales. No, muy por lejos, es un análisis interno de qué cosas veo que he cambiado y como hay cosas que me sorprenden en gran medida.

 

En esos años adolescentes yo era muy sensible, creo que aún lo soy, pero me costaba mucho más manejarlo en aquel entonces. Creo que en algún punto me manipulaban para hacer cosas que yo no quería hacer o dejar de hacer, pero lo hacía pensando “es lo mejor para los dos”. Me ilusionaba muy rápido, demasiado rápido, comenzaba a crear historias en mi cabeza y demás. Hoy ya no es así.

 

Hay una ¿reflexión? Que dice algo como: “las personas cambian luego de las decepciones” y es cierto, yo no creía en eso, pero es tan cierto. Me he vuelto tan racional, que en algún punto un amigo me dijo, en son de broma “vos utilitarista sin corazón”. Me causó tanta gracia en ese momento, pero luego de las risas y bromas caí en cuenta que puede ser cierto. No tengo idea si es bueno o malo, si eso me va ayudar a conocer mejor gente o simplemente a desaprovechar oportunidades.

 

 

Estoy más cerca de los 24 años que de los 23 y eso me confirma que ¡ya no tengo 18 años! No es solamente que me salga un poco más de barba que en ese entonces, no es el hecho que tengo dos tatuajes, no es el hecho de que ahora tengo un poco más largo el pelo.

 

Es el hecho que, veo y reconozco algo que no me convence y me alejo, me bloqueo y soy incapaz de ignorarlo. A diferencia de mis 18, esa versión joven e ingenua pensaría que son de las cosas que la hacen única y especial. ¿Cuál es el punto de todo esto? Creo, de mí para mí, que es reconocer como veo el mundo ahora. No tengo mucho que decir, es sumamente complicado analizarse y entender el porqué de las cosas.

 

Tengo 23 años, aún soy un pollo ante la inmensidad de la vida y lo que me queda por aprender, pero hoy por hoy, he aprendido a dejar ir, dar poca o mucha importancia, desprenderme de forma fácil, disfrutar del dolor y vivir la alegría.

 

¿Si quisiera tener a alguien a mi lado? ¡Claro que sí! Es bonito tener a alguien, es bonito sentir amor, es bonito ver el mundo de color rosa. Esas etiquetas de soy tan cool que prefiero estar solo, o algo como, prefiero estar solo porque no quiero estar atado; es estúpido, es tonto, es ser caprichoso. Pero a mis 23 años trato de ver un poco más que solo las mariposas de los primeros momentos y eso me hace entender que ya no tengo 18 años.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon