#VolcánDeFuego: Crónica de una catástrofe pseudoanunciada (Miércoles 06 de junio)

21/06/2018

Ha llegado el día. Hoy se cumplen las primeras 72 horas desde la primera erupción mortal del volcán de Fuego. "Ojalá no se olviden de nosotros", reza una señora al despertar en un albergue. Sus plegarias responden a un temor popular entre las víctimas de desastres naturales en Guatemala: el olvido. Sucedió con los afectados por la tormenta Agatha en mayo del 2010. También con las víctimas del terremoto de San Marcos en noviembre de 2012. Los sobrevivientes de la tragedia de El Cambray en octubre de 2015 también se sumaron a este olvido. La cultura de ayudar solo durante los primeros días de crisis y luego desentenderse de la tragedia es habitual. Las víctimas del volcán de Fuego no quieren pasar por esa misma fase. "Necesitamos tu ayuda, pero no solo hoy ni mañana. También en un par de semanas y dentro de tres meses", sugiere una voluntaria de Techo Para Mi País en su cuenta de Facebook. Sirve responder de manera inmediata. Pero es necesario hacerlo de manera continua. 

 

Miércoles 06 de junio

 

- 7:05 a.m

 

"Se reportan explosiones débiles, de 4 a 5 por hora", detalla el Boletín Vulcanológico Diario del INSIVUMEH. El día ha amanecido más tranquilo para las personas del área. Ahora las explosiones se están llevando a cabo en la Ciudad de Guatemala, donde los señalamientos entre las autoridades del INSIVUMEH, Conred, Presidencia, Cancillería y el Congreso son continuos y amenazadores. Los medios de comunicación se están dando un buen festín noticioso y sus titulares lo reflejan: "Jimmy Morales pierde la confianza de los guatemaltecos", "Manifestación exige renuncia de Cabañas, secretario de Conred", "Ministra Jovel no solicitó ayuda internacional", "INSIVUMEH se desliga de señalamientos", entre otros. 

 

 

- 8:00 a.m

 

Pero el volcán de Fuego demuestra, nuevamente, que es capaz de todo. Lo que inició como una mañana tranquila de explosiones débiles ha cambiado en cuestión de una hora. El Boletín Vulcanológico Especial No 39-2018 del INSIVUMEH recomienda a Conred "tomar las acciones necesarias para que los rescatistas no permanezcan en el área" por la amenza de nuevos flujos piroclásticos. La Conred emite el Boletín Informativo No. 1072018: "Las alertas en nivel rojo continúan activas en los municipios de Escuintla, Alotenango, Yepocapa y Santa Lucía Cotzumalguapa, a nivel departamental también se mantiene la misma alerta roja en Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla, mientras que a nivel nacional se mantiene Alerta Anaranjada institucional. Las acciones de búsqueda y localización de personas desaparecidas, atención en albergues y en centros de acopio continúan (...) ya se han contabilizado 78 incidentes registrados por esta erupción volcánica".

 

 

- 9:35 a.m

 

El salón de reuniones del partido político Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) está lleno de diputados con corbata verde, periodistas y los protagonistas de la reunión: el director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH), Eddy Sánchez; y el secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio García Cabañas. El partido más grande y fuerte del Congreso los ha citado para que aclaren lo que sucedió el día de la tragedia. La pugna entre ambas instituciones crece y, cansados de los señalamientos, los diputados quieren saber cómo actuaron los encargados de prevenir y desalojar a las víctimas. 

 

El diputado Jairo Flores toma la palabra y se dirige a los funcionarios: "A ver, ¿cómo se realizó el proceso de emisión de boletines sobre la actividad volcánica y qué protocolos de seguridad fueron implementados el domingo?". El director y el secretario están sentados al lado, sin embargo una ola de contradicciones y alegatos los separan. “En 2015 el volcán tuvo 15 erupciones, en el 2016 fueron 16, y en el 2017 se contabilizaron 9. En lo que va de 2018 van 2. Es decir que es un volcán extremadamente activo, nosotros hacemos boletines que remitimos a Conred, a los medios y a las autoridades para que se tomen las decisiones”, indica Sánchez. “En ningún recibimos nosotros que evacuáramos esas comunidades, ya lo explicó Sánchez, los dos boletines iniciales, aunque sean especiales, están dirigidos del otro lado del volcán”, alega Cabañas.

 

 

La papa caliente pasa de manos del INSIVUMEH a manos de la Conred. No hay consenso, solo señalamientos. Mientras tanto, la tragedia sigue. "Los boletines de las 6:00 y 10:00 horas no tenían información suficiente para evacuar a los pobladores (...) no llevaban la lectura de amplitud sísmica del volcán", reitera Cabañas. Sánchez aprieta el puño y muestra su reprobación a dicho comentario. "“Todas las aldeas y caseríos que estaban alrededor del volcán debieron estar alertas. La evacuación debió hacerse conforme nosotros emitimos los boletines, estos boletines iban describiendo cómo iba aumentando la actividad. Desde las 6 de la mañana se avisó y después se avisó sobre el incremento de la actividad. Se informó a quien debe informarse porque yo no tengo la potestad de declarar un estado de emergencia nacional”, alega mostrando cansancio. Del tingo al tango, la culpa es del Volcán, dicen por ahí algunos. 

 

El diputado Mario Taracena, expresidente del Congreso y apodado "el loco" en los pasillos del Palacio Legislativo, toma la palabra, harto de la discusión: "Usted tiene responsabilidades penales", dice señalando a Cabañas. Es claro que Taracena ya ha elegido a un culpable y junto a él, muchos ciudadanos. Se acuerda una nueva citación para el siguiente martes. 

 

- 12:00 p.m

 

Por si algún guatemalteco había olvidado que en su país hay más de un volcán activo, el Pacaya se ha encargado de hacerse presente. Los más dramáticos comienzan a pensar seriamente en una explosión coordinada del Anillo de Fuego. Los expertos solo le llaman coincidencia. Los hechos son estos: el Pacaya ha hecho erupción. Pero el INSIVUMEH pide mantener la calma. "Este tipo de explosiones son comunes. Lo que sucede es que con la tragedia del Volcán de Fuego todavía latente a unos kilómetros, se tiende a imaginar el peor escenario. Pero no está sucediendo nada fuera de lo normal", detalla un trabajador del INSIVUMEH a su familia, que no ha dejado de llamarle previendo una catástrofe apocalíptica.

 

El Boletín Vulcanológico Especial No.40-2018 intenta calmar los nervios de Guatemala de manera institucional: "Esta actividad es propia del Pacaya  y no tiene relación con el Fuego (...) al Parque Nacional Vicente Pacaya se le recomienda restringir el acceso a los turistas al cráter McKenney".

 

- 15:32 p.m

 

Ayer (martes) ingresaron 75 cuerpos a las morgues de Sacatepéquez y Escuintla. Hoy ingresan 24 más. "El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), informó que hasta hoy han ingresado 99 cuerpos a las morgues tras la erupción del Volcán de Fuego", detalla el único periódico vespertino del país. 

 

El número de desaparecidos sube, el de las víctimas también y ya se están cumpliendo las 72 horas vitales para rescatar sobrevivientes. Una nota de voz de la madre de uno de los bomberos voluntarios que está en San Miguel Los Lotes, recorre grupos e invade las conversaciones de WhatsApp. "Dice mi hijo que los cadáveres se les deshacen en los brazos cuando los levantan. ¡Es horrible! Que pena, esta es una tragedia, dice mi hijo que el dolor es demasiado. Todos lloran". 

 

 

 

- 17:10 p.m

 

Un arquitecto deja a un lado el trabajo y lee la siguiente noticia: "Conred informó que suspenden temporalmente las tareas de búsqueda y rescate en las comunidades afectadas en las faldas del volcán de Fuego, a cuatro días de la erupción que ha cobrado la vida de no menos 101 personas". Se le parte el corazón, pero comprende que el plazo se ha cumplido. Además llueve sin piedad en el país. Como si el cielo comprendiera que es tiempo para llorar. "Las condiciones climáticas y el material aún caliente depositado en el área afectada no son las adecuadas para preservar la integridad física de los socorristas” explica la Conred.

 

Hay que saber cuando cruzar los brazos. No es debilidad. No es desesperanza. Es prudencia. Es aceptación. Guatemala ha vivido otra tragedia natural. El mundo se apiada del pequeño país que suele acaparar los titulares de las noticias a nivel mundial; a veces por casos de corrupción, a veces por desastres naturales, muy pocas por triunfos...

 

- 22:00 p.m

 

La Embajada de Estados Unidos emite un comunicado en el que da a conocer que se ha realizado el traslado de seis niños, víctimas de la erupción del volcán de Fuego, al Hospital Shriners para Niños en Galveston, Texas, para que reciban cuidado en el centro pediátrico para quemaduras. México también ofrece asistencia médica. Japón envía toneladas de comida. El Salvador también. 

 

 

La fase y la etiqueta de "tragedia" ya han terminado. Se cierra ese capítulo. Ahora se abre otro, el de la solidaridad y ayuda continua, el de los nuevos planes, el de aprender la dolorosa lección. El Gobierno rectifica. El pueblo también. Los corazones duelen, pero siguen latiendo. "Por algo será. Por algo seguimos vivos los que estamos aquí", le dice una señora a quien era su vecino allá en El Rodeo. Su compañero asiente, despacio. Todavía tiene un poco de ceniza seca en el rostro, tierra en las uñas, imágenes catastróficas en la mente y un dolor agudo en el pecho. "Que el gobierno nos ayude", le dice a su vecina. Ella niega con una mueca. "No no no. El Gobierno no. Que Dios nos ayude". Ha caído la noche y de lejos se observa un poco de lava saliendo del Volcán de Fuego. Quienes no duermen varios metros bajo ceniza, lo hacen en un ataúd o en una colchoneta en algún albergue. Así es la vida: dinámica, irónica, imprevista y versátil. 

El entierro en San Juan Alotenango ha terminado. Los familiares se retiran a paso lento y pesado del campo santo. Ya lloraron tanto, que tienen los ojos secos y el corazón cansado. De la mano de la señora va un niño que ha visto demasiado y cuya inocencia prende de un hilo. Acaba de enterrar a sus dos hermanos, pero todavía no entiende porqué. Entonces interrumpe el silencio y pregunta: "Mama, si el sacerdote ya nos dijo que somos polvo, ¿por qué es que lloramos si nos convertimos en polvo?". Su madre lo mira fijamente. No tiene respuesta. Pero entonces comprende: debe haber algo más allá de la vida, tiene que haber una razón por todo esto. Somos polvo y en polvo nos convertiremos; algunos antes de tiempos, otros a destiempo. Es la ley de la vida: "Vives para morir, respira fuerte, solo te queda huir", canta Ricardo Arjona. Y aunque ahora en San Juan Alotenango nadie quiera cantar, algún día llegará la paz y entonces todos entenderán; algunos antes de tiempo, otros a destiempo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon