#VolcánDeFuego: Crónica de una catástrofe pseudoanunciada (Domingo 03 de junio)

17/06/2018

Todavía llueve cuando un entierro se celebra en San Juan Alotenango. Las lágrimas se camuflan con las sensibles gotas de lluvia que se deslizan por las mejillas de los presentes. Dos ataúdes son incrustados en los claustrofóbicos espacios de un mausoleo amarillo. Una cruz erigida sobre el mismo le da la espalda a quien fuera el asesino de aquellas víctimas: el volcán de Fuego, quien irónicamente se erige, magnífico, al fondo del paisaje. La escena es desalentadora y las palabras del sacerdote juegan una curiosa analogía: "Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás". Lo que nadie les dijo, fue que el polvo los iba a matar. 

 

 

Como buena tragedia, nadie esperaba que fuera a suceder. Los pobladores de las aldeas erigidas en las faldas del volcán (por ignorancia, necesidad, desinterés del gobierno por proteger a sus ciudadanos, pobreza, o como sea que haya que llamarle) ya estaban acostumbrados a las lluvias de ceniza, los temblores constantes y la furia moderada de la naturaleza. Pero ese domingo la costumbre y las sensaciones comunes se salieron de control. Ese domingo el volcán de Fuego quiso imitar las acciones de las que fue protagonista su hermano, el de Agua, en 1541 cuando arrasó con la ciudad vieja de Almolonga. Sin embargo, muy a su estilo, el coloso de 3,830 metros de altura lo hizo 477 años después, no con agua, pero con fuego para reforzar el porqué de su nombre.  

 

Domingo 03 de junio

 

- 6:00 a.m

 

Es domingo 03 de junio y los cielos de Escuintla amanecen grises. El volcán de Fuego comienza a hacer erupción a las 6:00 de la mañana. En la oficina del Instituto Nacional de Simologia, Vulcanología, Metereologia e Hidrología (INSIVUMEH) el encargado redacta el primer boletín informativo. Las teclas de la máquina de escribir truenan sobre el escritorio: "Boletín Vulcanológico Especial #27-2018. Erupción con Flujos Piroclásticos", titula. "La segunda erupción del volcán de Fuego, en el año 2018, está iniciando acompañada de fuertes explosiones. Fuerte levantamiento de columnas de ceniza desplazándose en dirección oeste, suroeste". Bebe un sorbo de café. Cruza las manos y se reclina en su asiento sin saber que un par de boletines después, el café ya estará frío, la oficina colapsada y el país en duelo nacional. 

 

El boletín llega a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) con una sugerencia: "Implementar el estado de alerta que considere necesario, debido a la presente erupción". Pero no se declara ninguna alerta. Mientras tanto, la ceniza llega a la aldea Sangre de Cristo y al municipio San Pedro Yepocapa, pero pocos se inmutan. "Es el volcán haciendo ruido otra vez", le explica una madre a sus hijos, mientras le da de comer a las gallinas en el patio. Horas más tarde, el maiz será cubierto con ceniza y del patio no quedará nada más que los restos de una palangana y una pila destrozada. 

 

 

- 8:00 a 10:00 a.m

 

La barranca Las Lajas, aldea El Rodeo y comunidad La Reina se convierten en el epicentro del monitoreo de Conred. Sin embargo, la alarma sigue sin activarse porque "no hay caida de material volcánico" en el área. Términos como "lahar" (grandes masas de sedimentos volcánicos y agua de grandes dimensiones con gran poder destructivo) y "flujo piroclástico"

(fenómeno se produce cuando estallan violentamente fragmentos de rocas y gases volcánicos ardientes que son demasiado densos para convertirse en columnas de cenizas y se convierten en una cascada que corre por la ladera del volcán) comienzan a mentarse entre quienes conocen del tema, pero nadie habla con certeza Como todo evento natural, reina la incertidumbre. 

 

La Conred emite el Boletín Informativo No. 942018, en el que en algunos sectores de las comunidades se observa ceniza sobre vehículos y viviendas. Sugiere a la población de las aldeas aledañas "atender las indicaciones que líderes comunitarios den a conocer, evitar estar en condición de riesgo y evacuar a las áreas seguras de llegar a ser necesario. A la población en general se le recomienda estar atenta a la información que autoridades den a conocer". El Twitter, los boletines tanto del INSIVUMEH como de Conred comienza a compartirse. El movimiento en las redes sociales es lento aún, pero a orillas del cráter es rápido y comienzan a formarse los mortales lahares. 

 

Ceniza ha comenzado a caer en La Soledad, Acatenango. Chimlatenango y la Antigua Guatemala se suman a la lista de lugares afectados, pero todo pareciera ser una lluvia de ceniza "normal". La sinfonía de estruendos que provoca el volcán deja de ser, poco a poco, un sonido habitual y comienza a volverse molesta, o aterradora quizás. 

 

 

- 11:00 a.m

 

No hay nuevos boletines y el INSIVUMEH y la Conred permanecen en silencio. Sin embargo, las columnas de cenizas se elevan por los seis mil metros a nivel del mar. 

 

Un grupo de amigos ha pasado la noche del sábado en el hotel y club de golf La Reunión Golf Resort & Residences, ubicado en el municipio de Alotenango, Sacatepéquez, a las faldas de lo que alguna vez se vendió como "ubicación privilegiada con vistas al volcán de Fuego". Están muy cerca y las nubes grises comienzan a preocupar a los golfistas y a los huéspedes. El volcán suele hacer erupción muy seguido, pero esta vez hay más de algún presentimiento atormentando el corazón de algunos visitantes así como de los trabajadores, quienes comienzan a movilizarse para tomar una decisión importante: evacuar, sí o no. 

 

El complejo privado toma una decisión que, contrario al destino de cientos de personas en las aldeas aledañas, salvan la vida de todos los huéspedes y empleados. Siguen su propio sistema de evacuación y para el medio día, nadie está en La Reunión. A las 12:55, la gerente general graba un video del lugar: la furia de la naturaleza, en su máximo esplendor, pasa arrasando con todo el lujoso campo de golf, la casa club, piscinas y las residencias cercanas. Las pérdidas millonarias comienzan a sentirse, pero al flujo piroclástico que se desliza fuera de cauce le da igual. Los mensajes en WhatsApp y tweets comienzan a navegar por las redes y poco a poco, todos comienzan a enterarse de que algo sucede con el Volcán De Fuego. En la capital se piensa que es solo otra lluvia de ceniza. "En el peor de los casos, parecida a la del Pacaya de hace unos años", dicen por allí. Ante la falta de alguna alarma, la calma se mantiene. Una calma mortal. 

 

- 13:45 p.m

 

Un nuevo boletín emerge en las redes sociales. Escrito en la misma máquina que el primero, pero con distinta actividad nerviosa, el Boletín Vulcanológico Especial No. 30-2018, sugiere medidas más drásticas a la Conred y el cierre del Aeropuerto Internacional La Aurora. "La erupción del volcán de Fuego es la más fuerte registrada en los últimos años", señala el informe. "Subir el estado de alerta que considere necesario y evacuar a las personas de Sangre de Cristo por el descenso de flujos piroclásticos", sugieren a Conred. El boletín señala como posibles afectados a la aldea La Soledad y los municipios de San Miguel Dueñas, Alotenango y Antigua Guatemala".

 

Pero no se habla del departamento de Escuintla ni del municipio con el mismo nombre. La aldea El Rodeo y la comunidad de San Miguel Los Lotes no han figurado en los boletines. Unas horas después, encabezarán historias de terror y al día siguiente protagonizarán los titulares. Cuando lleguen los cuerpos de socorro, serán un mortal recuerdo que yace tres metros bajo cenizas.

 

 

Las columnas de ceniza ya han alcanzado los 10 mil metros sobre el nivel del mar y a la Ciudad de Guatemala, 50 kilómetros al oeste del volcán, ya comienzan a llegar las primeras "lluvias de ceniza". Pero eso es lo de menos.  

 

- 14:00 p.m

 

No es lo mismo verla venir que bailar con ella, dicen. Esto se aplica con el fujo piroclástico, que para este momento ya es gravemente letal, alcanza altas temperaturas y recorre todo a velocidades superiores a los 100 kilómetros por hora. Es más dañino que la lava y está a la vuelta de la esquina. Se ha desviado del cauce. Se desliza con todo y destroza cuanto árbol, casa, animal, persona y vehículo se le ponga enfrente. Quema. Duele. Hiere. Mata. 

 

El INSIVUMEH emite una actualización del Boletín Vulcanológico Especial No. 30-2018: "Erupción con flujos piroclásticos, barrancas seca y cenizas, ceniza sobre la Ciudad Capital". La Conred todavía no ha declarado ninguna alerta pero emite un boletín, el Boletín Informativo No. 952018, en el que señala que "El volcán de Fuego mantiene el rango eruptivo que esta mañana inició, reportándose caída de ceniza y balísticas (rocas pequeñas) en diferentes áreas, tanto en Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla, áreas en donde se realizan los monitoreos junto con autoridades municipales, departamentales y líderes comunitarios. Por el momento se han realizado evacuaciones en dos fincas de forma preventiva". Las familias que estaban descansando en el Puerto San José comienzan a regresar a la capital. La autopista Palín-Escuintla está a punto de cerrar. La tragedia ya ha comenzado, el volcán ya ha explotado... Guatemala comenzará a escribir una de las páginas más sangrientas en la historia de los desastres naturales en territorio chapín.  

 

 

- 15:10 p.m

 

Conred ya ha evacuado las comunidades Sangre de Cristo, Finca Palo Verde y Panimache. Varios flujos piroclásticos descienden por diversas barracas: Secas, Cenizas, Mineral, Taniluya, Las Lacas, Honda. 

 

- 16:00 p.m

 

Todo el panorama ha cambiado en la oficina. Comparar la atmósfera de cuando redactó el primer boletín con la que habita ahora, justo en el momento en que redacta el tercer boletín, es increíble. Llamadas, órdenes, preguntas sin contestar, presión, estrés, lágrimas, miedo, incredulidad... la licuadora de sentimientos ha sido encendida, no solo en aquel lugar, pero en todo el país. Desde el INSIVUMEH, en la misma máquina, en el mismo escritorio, pero ya sin café y sin calma, se emite el último comunicado. El Boletín Vulcanológico Especial No.31-2018. "Esta erupción genera retumbos fuertes con ondas de choque ocasionando vibración en techos y ventanas de viviendas a una distancia de 20 kilómetros cubriendo en totalidad el complejo volcánico (...) se reporta descenso de lahares (...) continuar con el estado de alerta debido a la energía de la erupción y mantener monitoreo en los flancos sur, suroeste y sureste". El aeropuerto está cerrado; nadie sale de Guatemala, nadie entra. La Conred declara la alerta naranja a las 16:45.  La ceniza ya asecha la comunidad de San Miguel Los Lotes y la aldea El Rodeo, en Escuintla. 

 

El tiempo se detiene por unos segundos. El ruido deja sordos a la mayoría. La ceniza ha dejado ciego al paisaje. La sacudida del suelo no es la única causante del fuerte temblor en las piernas de quienes están cerca del coloso, uno de los más activos del país. La tragedia, ahora, ya es inevitable. Las aldeas que nunca se mencionaron, ahora comienzan a latir en los corazones de los rescatistas y las víctimas que huyen desconsoladas, si es que se pueden mover. La comunidad San Miguel Los Lotes y aldea El Rodeo, comienzan a morir. La esperanza se quema con la temperatura del flujo piroclástico. Los gritos se ahogan con las cenizas. El paisaje verde se pinta de gris. 

 

Las próximas horas son confusas. Patrullas, ambulancias, camiones de bomberos, todos recorren la autopista desenfrenados. "¿Pero qué está pasando realmente?", pregunta un abuelo de 86 años a su nieto, mientras transitan por Villa Nueva, ingresando a la Ciudad. Su nieto abre Twitter. El trending topic es #VolcánDeFuego. Prensa Libre a comenzado a utilizar el hashtag #TragediaVolcán. Los medios de comunicación andan como locos; el domingo en la redacción nunca había sido tan agitado...ni tan imprevisto. 

 

 

- 19:00 p.m

 

La conferencia de prensa que ofrecen el presidente, vicepresidente y el secretario de Conred es desalentadora. Seis fallecidos y 1.7 millones de afectados. La cifra seguirá aumentando, aunque la mayoría ignora el veredicto final. Los medios comienzan a etiquetar el suceso como "tragedia". La erupción aún no finaliza. La lluvia no ayuda. En la capital, un par de patojos salen a limpiar los carros que dejaron parqueados en la calle: "no vaya a ser que se rayen los vidrios". En la aldea El Rodeo, un par de patojos yacen muertos bajo la ceniza: "no pudieron escapar a tiempo". 
 

- 20:30 p.m

 

La erupción ha cesado. El concejo de Ministros y el presidente de la República declaran Estado de Calamidad para los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango. La noticia comienza a invadir los noticieros internacionales y los nacionales no hablan de otra cosa. Quienes tienen buena memoria comienzan a recordar una tragedia, no hace muchos años, en Santa Catarina Pinula: El Cambray. "¿Por qué siento que volvimos y volveremos a cometer los mismos errores con esta tragedia?" pregunta una periodista en la redacción. "Porque olvidamos muy fácil", le responde el editor, resignado. 

 

 

El aire de resignación del editor es imitado por muchos. Pero luego, un nuevo respiro inunda los pulmones de los guatemaltecos; es esperanza con tristeza, es adrenalina con cansancio, es una tragedia en manos de los guatemaltecos. 

 

Ha sido un domingo caótico. 
 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon