Un Nobel, tres escándalos y dieciocho abusos sexuales

07/05/2018

Toda filosofía, religión, nación, imperio, institución y familia vive algún punto de declive durante su historia. Es en ese momento, durante la mala racha, que se define su existencia y su continuidad histórica. El imperio romano tuvo su momento, pero perdió la batalla. La Iglesia Católica también y resultó victoriosa. Incluso el comunismo se enfrentó a su última batalla y la perdió. Hoy, una corporación de 230 años de antigüedad y que desde 1901 otorga el galardón más influyente de las letras universales, está en ese juego: entre la espada y la pared; la vida o la muerte.

 

Sin duda, el 2018 pasará a la historia como el año en que, por primera vez desde 1949 no se entregó un Premio Nobel de Literatura debido a supuestos escándalos sexuales y abusos de poder dentro de la misma (y hasta hace unos días muy prestigiosa y respetada) Academia Sueca.

 

El escándalo de acoso y abusos sexuales también ha destapado una serie de irregularidades en la institución. Su protagonista (o antagonista dependiendo el punto de vista) es el fotógrafo y dramaturgo Jean-Claude Arnault, descrito como uno los hombres con más poder del panorama artístico sueco gracias a sus vínculos con la Academia que lo ha financiado y apoyado hasta hace poco. Comprender de dónde proviene el poder de este individuo es sencillo: está casado con Katarina Frostenson, una de los 18 miembros de la Academia. 

 

 

Tres escándalos impresionantes

 

Que cientos de ciudadanos manifestaran en Estocolmo contra el abuso sexual, abuso de poder y la negligencia de una institución tiene un causa fuerte: denuncias de 18 mujeres contra Arnault por abuso y acoso sexual así como su descontento por la falta de transparencia y orden en la Academia. Así informó el diario El País

 

El pasado noviembre, 18 mujeres le acusaron públicamente (a Arnault) en el diario Dagens Nyheter de acoso sexual, agresiones e incluso de violación. Abusos cometidos entre 1997 y 2007—algunos de ellos en dependencias de la Academia o en uno de los lujosos apartamentos que la institución tiene en París o Estocolmo— y que, según la mayoría de quienes ahora alzan la voz, muchos de la élite cultural sueca conocían o sospechaban. Sobre todo, en la Academia. 

El caso es complicado porque convergen en este tres escándalos de gran magnitud. Primero, los abusos sexuales cometidos supuestamente (porque no la justicia no lo ha definido así) por parte de Arnault. De acuerdo con las declaraciones de Sara Daniues, la exsecretaria de la institución y una de las responsables de sacar al aire todos estos casos,  "no solo jóvenes artistas, temerosas del poder del francés (Arnault) y dependientes de la financiación cultural para poder subsistir, han sido objeto de los supuestos abusos, también, esposas e hijas de miembros de la Academia y algunas empleadas han sufrido ese comportamiento inaceptable en forma de intimidad no deseada por parte del artista". Es importante considerar que este caso estalla cuando el movimiento #MeToo se encuentra en pleno apogeo y el movimiento feminista (tan criticado a veces y tan acertado en otras ocasiones) cobra cada vez más fuerza en el siglo XXI. Esta es una bomba que solo habíamos visto explotar en la industria del cine y la música. Hoy lo vemos hasta en los círculos intelectuales más prestigiosos.  

 

El segundo escándalo recae sobre la Academia y su presunto involucramiento. De acuerdo con la investigación de la periodista del diario Dagens Nyheter, Matilda Gustavsson, la institución podría estar implicada. La periodista no solo reunió los testimonios de las 18 mujeres y destapó el escándalo sino que descubrió que la propia Academia Sueca había ignorado la alerta de una de las víctimas que escribió una carta a la institución contando su caso. Esto hace 20 años. La carta fue ignorada, sin embargo, la cúpula intelectual niega que los abusos fueran de conocimiento general en la institución. El caso explota ahora y de seguro hay muchas lamentaciones por haberse lavado las manos hace dos décadas. 

 

El tercer escándalo se manifiesta en un premio: el Nobel de Literatura. No se entregará el galardón según ha anunciado este viernes que "pospondrá la decisión y la entrega del Nobel hasta el año que viene, por lo que en 2019, se entregarán dos galardones". Será un 2018 sin Nobel y con muchos escándalos. Arnault se enfrentará, seguramente, con la justicia. La Academia con un tribunal mucho más fuerte: la opinión pública. 

Pero todo sucede en Suecia, uno de los países más igualitarios del mundo con un Gobierno Feminista de políticas pro-igualitarias. El escenario es confuso y aterrador para el resto del mundo que se hace la misma pregunta incómoda: ¿si esto sucede en una nación así, dentro de una institución de renombre, qué diablos pasará en otros países menos avanzados y en instituciones con menor control y ojo público? El misterio es incómodo. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon