Cuando te venden "democracia" hasta en Spotify

 “…quiere volver, a México D.F.” termina la melodía con aires rancheros de Taburete y Spotify me manda a publicidad. Claro, no he pagado el paquete Premium, pero un par de anuncios cada bastantes canciones es un precio más que razonable. De repente, luego de oír fragmentos de los que serán los temas del verano (que en el resto del mundo dura tres meses y aquí solo una semana), el tono se pone serio y ¡zas! Me empiezan a contar por qué he de ir a votar a la consulta popular sobre Belice. Por qué he de votar sí.

 

No me empadroné.

 

Lo hice a propósito.

 

Creo que ese referendo es una farsa.

 

Hace unas semanas, una de las organizaciones de analistas políticos que se ha dado a la tarea de difundir información sobre la consulta llevó a una representante a la universidad para explicarnos los hechos históricos que nos han llevado hasta esta situación. En su momento fue Gran Bretaña contra España; luego Guatemala contra aquel gran imperio anglosajón; y finalmente, una república en guerra contra un país que creía ser parte del Reino Unido aún cuando estos lo habían olvidado mucho tiempo atrás.

 

No me convenció.

 

Sigo pensando que ese referendo es una farsa.

 

Guatemala y Belice se están disputando un territorio tanto continental como marítimo, y quieren dejar bien establecidas las fronteras entre ambas naciones. Como no hay acuerdo, el diferendo se debe llevar ante la Corte Internacional de Justicia.

 

Resulta que, por mandato constitucional, tal medida debe llevarse a cabo sí o sí; y sí o sí se le debe preguntar a la población de ambos países si están de acuerdo con ello. Así que, ¡a votar democráticamente!

 

¿Democráticamente?

 

Supongamos que me hubiese empadronado (insertar meme viejo) y hubiera votado “SÍ”. Digamos, entonces, que gana, efectivamente, el “SÍ”. Estaré contento porque mi decisión habrá sido valorada correctamente, y el rumbo político se habrá tomado según el deseo del pueblo.

 

Hagamos, pues, otra suposición. Digamos que voto “NO”, y resulta que, bendita sea mi suerte, gana el “NO”. ¿Mi decisión será valorada correctamente, y el rumbo político se tomará según el deseo del pueblo?

 

Como diría mi papeleta: NO.

 

Porque como constitucionalmente es obligatorio que el lío se lleve La Haya, en caso de que gane el “NO” no se tomará como la decisión final, sino que el proceso se paralizará para iniciar otro.

 

Desde el inicio.

 

Y así hasta que gane el “SÍ”.

 

¿Es eso democracia? No me lo parece. Realmente preferiría que se llevara el caso sin más, sin consulta popular ni nada, y así nos ahorramos los costes de las campañas propagandísticas, la impresión de boletas y las demás actividades relacionadas.

Cinco canciones y vuelve el anuncio en Spotify. Solo espero que llegue, como dice otra canción de Taburete, “el fin”.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon