No será la última vez: entre rock y metal, está Morat

26/02/2018

Créditos de fotografía: @Poltwo (Instagram) / AM Promotions

 

Los que me conoce saben que la música en español (que incluye reggaetón, bachata, banda, salsa, pop, etc) no es mi estilo. Desde pequeña, recuerdo que en mi casa sonaban The Beatles, Creedence Clearwater Revival, Bob Dylan y U2. Y aunque tuve mi momento de pop en español, fue más para encajar con el resto, ya que era "música para mujeres". Y cuando decidí que esa música no era lo mío (a los 11 años, aproximadamente), prácticamente me olvidé de lo que sucedía en la música en español.

 

Raras veces en Guatemala vienen bandas que me gusten (potencialmente) a ofrecer un concierto. Me perdí Metallica y Apocalyptica y hasta ahora, solo había ido al concierto de la banda mexicana Zoe hace unos años. Pero hace unos dos años, conocí a Morat gracias a un compañero de la universidad. Estaba, y estoy, cansada del reggaetón "sucio", de las referencias sexuales y de canciones supuestamente románticas, así que escuchar a la banda colombiana Morat fue un respiro y dije: "Esto me gusta".

 

Sus letras románticas, los instrumentos inusuales, la juventud, la alegría y la mezcla de sentimientos que sus canciones emanan me enamoraron como a cualquier chica fan. No pensé que sentiría esta emoción por una banda desde que me gustaba Tokio Hotel (permitido reírse, pero quien no vivió las peleas entre Tokio Hotel y los Jonas Brothers, no tuvo junventud). Al principio me sentía culpable, ¿cómo podía pasar de bandas como Deathstars o Rammstein a Morat? No lo sé, y eso fue lo bonito. Me enamoraron desde el principio. 

 

Les dejo una de mis canciones favoritas de Morat:

Así que cuando se anunció en redes sociales que los chicos venían a Guatemala, me emocioné muchísimo y sinceramente, tuve el deseo de ir. Pero poco a poco fui aceptando la idea de que no iba a ir y mi yo antisocial me quitó las ganas conforme pasaron las fiestas y comenzó el año.

 

A pesar que me gusten muchas bandas, hay algunas a las que no quisiera ir a ver tan solo por el relajo que se arma. Entonces, solo sonreí y dije: "Nah". Con una amiga nos sentíamos tristes de no poder ir, y hoy, dos días después, me siento triste porque ella no estuvo ahí para demostrar cuánto le gustaba la banda también.

 

Quién diría que unas pocas semanas después, estaba en Cardales de Cayalá esperando a que la banda empezara a tocar. Un día antes del 24 de febrero, me puse a escuchar mis playlists de Morat en Spotify, eventualmente uno regresa a escuchar las bandas que a veces se abandonan por otras. Y bailé en mi cuarto como lo hice en 2016 cuando descubrí "Aprender a Quererte". Estaba lista para mi segundo concierto de la juventud. 

 

 

Tenía muchísimo tiempo de no cantar a gritos una canción frente a la gente, de no bailar con música que de verdad me gustara y de simplemente, pasar un buen rato. El concierto fue como una velada familiar y eso me gustó bastante, ya que demostraba ser un ambiente seguro...lo más importante para mi yo miedoso. Los colombianos derrocharon energía y sentimiento en el escenario. A cada canción le dieron un arreglo en vivo que sinceramente, prendió inmediatamente al público.

 

Y así pasó la noche; canté las que más me gustaban y luego me arrepentí de no haberlas cantado más fuerte. Pensé que al salir estaría triste de que se había terminado, pero no fue así. Tenía una sonrisa; una sonrisa porque entre tanta música que de verdad, no merece sonar en la radio (en mi opinión), había un grupo de chicos colombianos que me devolvieron la esperanza. Tan así que esta crónica no la escribí como yo quisiera; solo quería decirles cuánto me gusta Morat, haha.

 

Como dijo Juan Pablo Isaza (suspiro), "no será la última vez" que los vea en vivo. No sé cuándo ni dónde. Para mientras, Morat ya es la segunda banda en español que tiene un lugar en mi biblioteca musical entre rock y metal. Increíble, ¿no?

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon