Break en contra

La escasez de tenistas hace que los seleccionados de Copa Davis tengan que jugar hasta dos partidos en un mismo día. El cansancio es evidente en Chris Díaz tras seis sets de juego. Foto: Felipe Garrán.

 

Pantalones cortos (muy cortos) de colores vivos en hombres; vestidos a rayas en mujeres. Camisas Polo, mocasines, tacones finos, gorras de golf o Fórmula 1 y sombreros de paja, de los caros, no los souvenirs. Cabello rubio, relojes suizos o ingleses y conversaciones sobre viajes a Europa o sobre el posterior almuerzo en Antigua. Así se veía el público que se acercó a las canchas de la Federación para ver los partidos de Copa Davis (tenis) entre Guatemala y Venezuela.

 

En definitiva, un deporte asociado a la élite, y una élite que quiere ser asociada al deporte blanco.

 

Hasta que abren la boca…

 

El tenis es un juego silencioso; más allá de los gritos de poder y el rebote de las pelotas, el ambiente callado es el que reina… pero eso parecían no entenderlo en las gradas. El número de veces que el juez central tuvo que pedir silencio tuve que dejar de contarlo, porque no le veía final cercano. Fue ahí que comprendí que éramos muy pocos los que entendíamos de este deporte de raqueta, y eso que no cabía casi nadie más.

 

Porque, en Guatemala, el tenis sigue sin conseguir apoyo de verdad. Lo triste ocurre cuando los efectos de esa realidad se perciben, no solo en el graderío, sino que a pie de cancha.

 

Nuestro país perdió la serie tres a uno. Sería muy cómodo decir que es obvio que en Sudamérica se practique un mejor tenis, dado el historial de países como Argentina, Brasil, Chile o Uruguay, o conociendo el origen de la exnúmero 1 del mundo Garbiñe Muguruza (española nacida en Caracas), pero la realidad del rival caribeño es bien distinta. “Nos tuvimos que bajar el sueldo para poder estar acá”, dijo Ricardo Rodríguez, el venezolano que ganó el punto definitivo en singles para su equipo.

 

Normalmente, los equipos nacionales llevan entre cuatro y cinco jugadores a los enfrentamientos de Copa Davis; las dos mejores raquetas del país y los especialistas en dobles, además de un reserva o comodín. Así lo manejaron los venezolanos.

Pero Guatemala solo llevó a dos.

 

“No hay más jugadores competitivos (en Guatemala)”, dijo Chris Díaz, la mejor raqueta del país. Su entrenador, quien además dirige al equipo de FedCup, dijo más o menos lo mismo. Y hay que decirlo, viendo el estado de las instalaciones de la Federación, y los líos que ha habido en otros deportes (como el fútbol) no es difícil suponer que el apoyo estatal es menor al mínimo. Pero también hay que reconocer que ese público que se vuelve fanático del tenis cuando hay que postear en Facebook sobre la victoria de Federer, o cuando se puede lucir la vestimenta más caquera en un torneo en la capi podría apoyar. Después de todo, el ranquin más alto que ha alcanzado Díaz lo logró mientras entrenaba en Argentina bajo el patrocinio de una azucarera chapina.

 

¿Por qué no salen más jugadores? Porque saben que no es un estilo de vida viable. La mayoría de los aspirantes opta por estudiar en la universidad (alguno incluso en el extranjero) porque sabe que de la pelota y la raqueta no podrá vivir.

 

No apoyar a estos deportes es hacerle un break al desarrollo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon