Cuando las leyendas aún viven

Foto: Tattyfraney 

 

El domingo a las cinco de la mañana pocos estarían en pie como yo. Bueno, sentado, para ser más preciso. El viento aullaba fuera, la leche hervía en el bol de desayuno, la demás gente de la casa roncaba, y yo callaba mientras me hablaba la pantalla. Lo que me contaba no es algo de todos los días, y no creo volver a verlo.

 

Después de cinco sets, uno de ellos resuelto en el tie-break, Roger Federer levantó su sexto título del Abierto de Australia. Es verdad, otros dos jugadores (uno de ellos en activo) tienen esa misma marca en el cemento oceánico; sin embargo, el hito del suizo iba mucho más allá.

 

Acababa de llevarse su vigésimo Grand Slam.

 

Siempre lo he dicho, y siempre lo mantendré: comparto tenista favorito con Donald Trump. Rafa Nadal es el único jugador del deporte blanco que me ha emocionado con sus victorias, pero aún más con sus derrotas. Es el único que me ha hecho decir “yo soy de…” y fue quien me llevó a aficionarme al juego de raqueta.

 

Pero no es el mejor que he visto.

 

Es su rival, pero también su amigo, y sobre todo, quiero creer, una de sus motivaciones. Federer ha convertido al tenis en un arte, su revés es la Mona Lisa y su maletín, en lugar de tener inscrito “Roger”, pone “Leonardo”.

 

No, yo no le voy a Federer. Pero le agradezco muchísimo porque me ha enseñado que las leyendas sí existen, y me permitió conocer una de las más bonitas de la historia del deporte.

 

#20GS

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon