#ViajesTenet: Zamora de día

Zamora es la ciudad al noroeste de España (256 km de Madrid) en la que actualmente vivo. Si bien es pequeña, guarda más historia que países enteros. Desde un pastorcillo que venció a los romanos de un intento de conquista hasta el mítico Cid Campeador participando en otro asedio a sus murallas.  Los amantes de la historia medieval pueden sumergirse en un sitio que no les defraudará, paseando por los estrechos callejones o visitando alguno de los 9 museos. Asimismo, no solo presume tener la mayor concentración de edificaciones románicas del mundo, sino que sorprendentemente tiene la mayor colección de edificios modernistas de Castilla y León. La gastronomía y productos de la tierra son en mi opinión, la mejor experiencia para el turista. Zamora ofrece vino de prestigio a escala internacional con tres d.o. (Arribes, Toro y Tierra del Vino de Zamora), queso curado de oveja y vaca, el mismísimo pan, el arroz a la zamorana (mi plato español favorito), las carilleras o los cremosos y firmes garbanzos de Fuentesaúco. 

Es ideal visitar Zamora un finde, aunque con un día entero sobra. Las conexiones de transporte son excelentes. Las autovías son rápidas, en autobús existen conexiones directas desde las principales ciudades y el tren (ALVIA) a Lugo realiza una parada aquí. A continuación he creado un itinerario de un día completo para no perderse los mejores sitios de Zamora, algunos turísticos y otros más secretos. 

 

10:30-11:30. Introduciéndonos a la ciudad

 

Saliendo de la estación de buses o tren se nos antoja el desayuno español por excelencia: churros con chocolate. Vamos a la Churrería-Chocolatería Malú (horario 7:00-22:00) situada en la Plaza del Mercado. Es una caminata de 30 minutos exagerando, podríamos pedir un taxi, pero aprovechamos la caminata para conocer la parte nueva de la ciudad.  Andamos por las aceras anchas de la Avenida Tres Cruces.  Aquí se encuentran los principales bancos y supermercados. Al final, llegamos a una rotonda con una fuente, la Plaza Alemania, viramos a la izquierda, y ya podemos admirar los edificios modernistas de la Avenida Portugal.  Estamos ahora en una plaza grande, el Parque de la Marina con su icónica farola modernista. Entramos al Casco Antiguo por la calle Santa Clara, la calle comercial y peatonal más importante de la ciudad. En esta calle animada nos fascinamos por la belleza de los edificios modernistas. A la altura de la iglesia románica Santiago el Burgo, digna de fotografiar y entrar, cruzamos a la izquierda hasta el Mercado de Abastos, de arquitectura también modernista y del que notamos un ventanal en forma de abanico.  Llegamos a la churrería que está a la derecha de la plaza y aviso que suele estar muy llena, por lo que puede que tengamos que comer de pie. No obstante los churros están buenísimos y el espeso chocolate caliente me encanta porque tiene la cantidad de azúcar perfecta.

 

11:30-12:30. Iglesias y la Plaza Mayor 

 

Visitamos las iglesias románicas cercanas. Destacan el Seminario San Atilano, San Vicente o San Torcuato por su majestuoso retablo dorado.  Vale la pena parar un instante en la plaza Zorrilla pues están aquí el Palacio de los Momos (románico), el Casino y otros edificios modernistas.  Un poco más adelante llegamos a la Plaza Mayor, muy pintoresca a mis ojos. En los arcos del Ayuntamiento Viejo habrá grupos de niñas coqueteándole a sus amigos. Al fondo vemos el Ayuntamiento (nuevo) y al centro del todo la iglesia de San Juan. Aunque no seamos fanáticos de las iglesias, el arco de la puerta es admirable.

12:30-15:00. De museo 

 

Continuando por la calle Ramos Carrión vemos tiendas de productos locales. Entramos a cualquiera de ellas pues tienen más o menos los mismos precios y comemos con los ojos los “productos de la tierra”: embutidos, jamones ibéricos, piernas, queso Zamorano, cereales, aceite de oliva. Luego de pasar la bellísima plaza de Viriato, cruzamos a la izquierda hacia el mirador que descubre una vista panorámica de la ciudad y el Duero. Ahora nos encaminamos ya sea al Museo Etnográfico de Castilla y León o al Museo de Zamora. A mí me gusta más el segundo porque creo que tiene una colección más variada y completa.  

 

15:00-17:00. Tapeo y vinos en Herreros

 

Después de la visita al museo, vamos de tapeo por Calle Herreros. Esta es una estrecha calle con banderines coloridos colgando en los balcones porque es la calle de la fiesta, pero de día sirve para tapear. En Los Abuelos (cualquiera de los 10 bares con ese nombre) probamos las tostas, tortilla de patatas, cayos y chorizos. Luego en La Sal degustamos algún vino local, sugiero el de Toro. De postre un helado de Brownie Apasionado en la heladería Valenciana Shock, es un placer celestial. 

 

17:00-18:30.  La Catedral y el Castillo de Doña Urraca

 

 Bajamos la comida caminando a la Catedral. Pasamos la Iglesia de Santa María Magdalena que tiene un umbral colosal (intenta encontrar el busto del opispo). Según avanzamos el tono medieval agudiza, pues los edificios son de la misma piedra arenosa y las calles se estrechan. En esta zona sugiero caminar sin una ruta definida y perderse por los callejones donde podrían sorprendernos una plazoleta con un olivo y otra con flores o el mejor mirador de la ciudad. Sin importar cuál callejón escojamos todos nos llevarán a la Catedral. Para mí este híbrido de románico-gótico, en particular, la cúpula, es una de las más hermosas que he visto en mi vida. Podríamos entrar si no hay Misa, pero de todas formas será mejor consultar el horario antes (la entrada cuesta . Detrás, están los preciosos jardines del Castillo de Doña Urraca, y por supuesto, el Castillo mismo. Apreciamos la vista panorámica de los campos, la reserva natural Valorio y la cúpula de la Catedral desde la torre más alta. Nos dejamos perder un rato en los alrededores y quizás  encontraremos la Casa del Cid, el Portillo de la Lealtad y la Iglesia San Isidoro. 

 

18:30-20:00. Relaxing cup of café con leche

 

Regresando por donde vinimos recomiendo pasar por Aperos y Viandas en la Rúa de los Notarios, una tienda de ensueño que vende títeres de madera, bolas de cristal con la Catedral adentro, cajas de música, Merlús a escala o carruseles de cuerda. Esta tienda está llena de artesanías de cuento y todas labradas a mano. Terminamos nuestro viaje tomando una caña o un vinito en Charlotte, Benito & Co o en la vanguardista terraza de Cervecería Grial. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon