De depredarores y depredados

19/09/2017

No hay nada que cause más impotencia que un robo. Pero esta impotencia se une a la furia cuando las mismas personas que se dicen católicos se han encargado de depredar los bienes de las iglesias en reinante impunidad.

 

 La Parroquia San Cristóbal Martir en Palín, Escuintla, ha sido objeto de varios robos en los últimos años.

 

El padre Benjamín Bueno comenzó a sospechar que algo andaba mal cuando no pudo abrir el sagrario del altar. ¿Y las hostias? ¿Y la llave?

 

La noche del 7 de septiembre de 2017, un equipo de sonido y tres copones dorados fueron robados de la Parroquia San Cristóbal Martir en Palín, Escuintla. El robo dejó en evidencia quién podría ser responsable: un fiel que asiste a dicha iglesia. Las puertas y candados se abrieron y cerraron con llaves y por ello la teoría que se maneja es que la persona se quedó dentro de la iglesia esperando que todos se fueran. 

 

“Lo más triste fue que abrieron el sagrario y sacaron el copón con las hostias. Fue una profanación total lo que ocurrió el jueves que fue ultrajado el Señor”, dijo el padre Benjamín Bueno, párroco de la iglesia. Se hizo la denuncia a la Policía Nacional Civil y los agentes llegaron a la escena del robo. La Diócesis de Escuintla demostró su repudio por el hecho e instó a los fieles a orar por la "lamentable profanación", según un comunicado. 

 

No es la primera vez que en esta iglesia se roban algo. Incluso el retablo de plata del altar mayor está resguardado por placas de vidrio, ya que en ocasiones anteriores también ha sido desmantelado pieza por pieza. Tampoco es la primera vez que en una iglesia se roban algo...dinero, imágenes, pinturas e incluso hostias para actos sacrílegos. Y aunque en este caso los bienes no eran antiguos ni muy caros, el hecho de que los mismos católicos roben objetos de su comunidad sigue siendo triste.

 

¿Ha escuchado sobre un robo en iglesias? Lo más seguro es que sí, pero probablemente no pase de una noticia en un periódico y escuchar a un Fiscal decir "se está investigando". Parte del porqué es tan difícil luchar contra estos delitos es la falta de voluntad política unida con la carencia de presupuesto suficiente para agilizar procesos de investigación, recuperación y protección de bienes culturales y eclesiásticos.

 

El país está más preocupado por solucionar problemas de corrupción, violencia y pobreza que olvida otra parte fundamental de una sociedad: la cultura e identidad católica que se encuentra en la iglesias. Si no se quiere ver desde una perspectiva cultural y religiosa, la perspectiva legal está. Es un robo y debe ser castigado como tal.

 

La Conferencia Episcopal calcula que en los últimos 100 años el 50% de patrimonio religioso católico colonial ha desaparecido. Aterrador. Aunque este caso no corresponde a bienes culturales antiguos, sí corresponde a un hecho sacrílego que también está penado por la ley con 12 a 20 años de prisión dependiendo del caso. Esto es una lluvia de ideas al azar sobre una problemática latente que cada día se normaliza más.

 

*Fotografía: Elena Gaytán

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon