La supuesta "Crisis de Estado" y la calidad de nuestras opiniones

02/09/2017

Seamos honestos y serios. Alejémonos por una vez del protagonismo que tenemos en la novela de Guatemala y seamos objetivos. Respondamos con la mano en el pecho: ¿Hubo una Crisis de Estado? ¿Estuvimos al borde de un colapso? ¿Tal era el motivo para ir a manifestar por toda la ciudad? ¿En serio llegamos a compararnos con Venezuela? No son preguntas inventadas por mí. Todo esto lo escuché y leí en reportajes, columnas de opinión y manifiestos en redes sociales. ¡Y todo esto es ridículo!

Es una vergüenza como las situaciones complicadas (porque esta fue - y quizás sigue siendo - una situación 
complicada) hacen que todos, de repente, despierten. Aquellos que antes no leían ni el titular de un reportaje ahora pretenden ser expertos en política y supuestamente se saben todo el contexto en el que se dan estas situaciones. Me enfada ver cómo las redes se llenan de opiniones (no diré estúpidas) pero si vacías que en el fondo solo reflejan la poca capacidad de análisis de sus autores. De repente todos necesitan decir algo porque si no dicen nada se quedan fuera de "la moda coyuntural" que muy de vez en cuando es hablar de política. 

No estoy en contra de que todos opinen. Apoyo la libertad de expresión. Me opongo a que se opine sin pensar, dejando en manifiesto que son ovejas en un rebaño siguiendo la postura que les parece más alarmante y sensacionalista. ¡Es urgente que nos formemos más para poder tener criterio en situaciones como esta!

 

 

Regresando a las preguntas que planteaba al principio, quisiera responderlas. No, no estamos cerca de ser una Venezuela (por favor, ¿y si se informan un poco más?). No, tampoco era necesario volverse loco, pintar pancartas, pretender expulsar al presidente y pretender defender al comisionado con argumentos pasionales. Y no, por supuesto que no hubo Crisis de Estado. Les explico porqué. 

 

El Doctor en Leyes de la Universidad Católica de Argentina, José María Medrano escribió en su ensayo “Crisis Del Estado”, que “las crisis se especifican por su objeto, es decir por aquello sobre lo cual versan o recaen. Es por eso que hay crisis personales, sociales, culturales o históricas; crisis políticas, económicas, jurídicas o morales. "Lo importante es distinguir entre ellas y tomar en cuenta para su clasificación ciertos criterios como la duración, la extensión, la intensidad  y la estimación (si es positiva o negativa, beneficiosa o perniciosa)".

 

Partiendo de las enseñanzas de Medrano, considero que llamarle “Crisis de Estado” a lo que hemos vivido estas dos semanas es exagerado y hasta cierto punto sensacionalista. Hemos caído en el juego mediático. Como buenos guatemaltecos nos dejamos llevar por el show y fuimos demasiado reactivos.  Hacer tanto revuelo puede traer consecuencias negativas. Basta con ver la reacción de los países extranjeros, los efectos en la economía y la polarización tan extrema (e innecesaria) en la que voluntariamente nos encasillamos en situaciones como esta.

 

No me malinterpreten, no digo que debemos regresar a aquella actitud de “dejar hacer dejar pasar” que teníamos antes del 2015. Para nada; la ignorancia y el ser indiferentes no pueden regresar a formar parte de nuestra sociedad. Sin embargo, exagerar siempre es peligroso. 
 

Claro que no. No me creo el de la verdad absoluta. Sé que puedo equivocarme en algunos puntos. Pero estoy seguro de que todos tenemos que mejorar la calidad de nuestras opiniones y que son las situaciones como ésta las que nos ponen a prueba. ¡Aprendamos todos!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon