Relato de un sueño. Una noche de primavera

29/08/2017

Foto: Nathan Walker / Unsplash.com

 

Es todo confuso. Quién será ella. La encuentra en una reunión familiar y en el fondo de su corazón, también ella le es familiar. Al pasar los minutos alguien le dice que sí, que es ella, el amor de su niñez, de su adolescencia. Todo se aclara y días más tarde se comunican. Ella con “dolor de estómago” y él también. Se intercambian números telefónicos y sin más, se reúnen a tomar café. Es una tarde donde el sol brilla pero también donde brillan sus ojos (de los dos). ¡Ha valido la pena!

 

Siguen frecuentándose y así, sin darse cuenta, reviven su amor, un amor que dormía por muchos años, un par de décadas, para dar exactitud. En una noche de octubre o noviembre, se animan y se besan. Descubren juntos algo que nunca antes han sentido. Sus corazones se entienden perfectamente y laten dentro. De una forma especial y feliz. Días más tarde, se entregan el uno al otro, es maravilloso. Es un momento que tiene un sinfín de matices. Hay miedo, culpa, AMOR, pasión, entrega, timidez, estrategias viejas, otras nuevas, aprendizajes, emoción, etc. Todo es nuevo y huele a vainilla y almendras.

 

Hay más encuentros de amor, no tantos. Pues al final, esto que ellos sienten, va más allá del encuentro de pieles. Incluye al corazón, al alma, al espíritu. Comparten el gusto por el café. Ella más, es una de sus pasiones, él, un poco menos. Sueñan con momentos juntos. El reloj y el calendario no son amigos de esto, arremeten contra ellos. Los labios de ella encajan perfectamente en los labios de él. Y aún más sus corazones y sus cuerpos. Sus ganas de ser felices y de amar.

 

Empieza un año más y sus fuerzas se renuevan. Pasean algunas veces, platican muchas más. Se ríen juntos, sueñan, tienen conversaciones interesantes, otras impregnadas con un poco de picardía, otras llenas de ternura. Otras más, de temas diversos, la familia, el trabajo, los planes a futuro, los problemas del día a día, etc. Sin embargo, sus almas se sienten felices. Sus espíritus, parecen pertenecerse. Todo es tan real, todo es tan bonito, sublime.

 

Y así pasan los días, los meses. ¡Inexorables! Ese último encuentro, maravilloso. Lleno de “sí, aquí estoy para ti”, lleno de juegos, lleno de éxtasis. Todo ha sido así. De repente, un ruido ya conocido, es el reloj y su aviso que es hora de levantarse. Él despierta. Escucha una voz y sí, es ella, su esposa, que le dice: ¡buenos días amor! Él descubre que todo ha sido un sueño, un sueño de una noche de primavera. Aún sintiendo, sintiéndola, despierta, se levanta y empieza su día a día. No deja de recordar aquél amor misterioso.

 

A kilómetros de ahí, alguien más despierta con esa misma sensación. La sensación de haber vivido el más maravilloso sueño de una noche de primavera.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

Resoplo, suspiro

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

Resoplo, suspiro

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon