El tiempo perdido hasta los santos lo lloran

14/08/2017

 De pequeño siempre pude disfrutar de la compañía de mis abuelos, pues ellos me cuidaron bastante cuando mis padres trabajaban en sus largas jornadas. y en tiempo de colegio el bus nos iba a dejar, a mi hermano y a mí, a su casa para hacer las tareas y esperar a que mi papá o a mi mamá pasará a traernos.

Y entre tantas enseñanzas que pude aprender de ellos, admito que hay algo que realmente nunca entendí del todo y fue hasta hace unas cuantas semanas que de verdad lo comprendí. Hay un dicho que afirma que el tiempo perdido hasta los santos lo lloran, y siempre lo tomé en cuenta con cosas como no procrastinar, no dejar de luchar por tus metas,  no descuidar tus tareas en el colegio o en la universidad y otras situaciones más. Pero fue finalmente cuando decidí emprender el viaje de escribir mi primer libro y lanzarme por mi sueño que tuve la oportunidad de entender completamente. Es más, cuando los vea voy a decirles que comprendí al fin lo que hace tantos años me dijeron.

 

Desde que decidí publicar mi libro no había parado hasta cumplir esta meta, sin embargo, con eso no quiere decir que siempre estuve por los caminos correctos, pues en muchas ocasiones divagué y estuve perdido, cometí fracasos y errores además de  retrasos, propios de emprender algo totalmente desconocido. Siempre me imaginaba con libro en la mano y diciendo: “ahora sí cuando tenga el libro en mano y pueda decir que soy escritor, seré feliz, en ese momento, me sentiré realizado y orgulloso de mí”. No quiero decir que no haya sido parcialmente feliz durante todos estos años pero no lo fui completamente. 

Estaba tan obsesionado con el destino, con verme a mí mismo con el libro en la mano y cumplir ese sueño, que viví amargado, empecinado, frustrado por todo lo que no había conseguido, una impaciencia que jugaba en contra de mí. Estos sentimientos dominaron mi vida durante dos años hasta ahora…que finalmente lo comprendí. 

 

No es el destino lo que importa, porque después de todo el destino de todos será volvernos polvo y abono. Todo se trata del viaje, es lo único que importa. El viaje a través de la vida, el viaje a través de los años, y aunque no sirve de nada viajar sin saber hacia dónde se va… eso no quiere decir que dicha travesía no sea lo prioritario. Y eso fue lo que me costó disfrutar, no me malentiendan escribir me apasiona, y me encanta. Es  de las cosas que más disfruto de la vida, pero publicar un libro va más allá de eso y durante algunos días de mi vida la frustración, y desaliento se hizo presentes fuertemente, Y aunque sé que fueron sólo dos años, Fue tiempo perdido, tiempo perdido porque no fui feliz al 100%.

 

Ahora entiendo, abuelos…lo que intentaron decirme hace tanto.  El tiempo perdido hasta los Santos lo lloran, no sólo por la procastinacíon y todo lo obvio del dicho…sino porque realmente el tiempo que se pierde es el tiempo que uno no es feliz. Me consuela saber que aún estoy a tiempo y puedo revertir ese error tan fatal y espero en Dios que me cuide muchos años para ser feliz.  Pero quería compartirte esto para que no cometas el mismo error que yo y sepas que el único tiempo que se pierde es el que uno no es feliz.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

IDEAS RELACIONADAS

Please reload

IDEA DESTACADA

La poesía se fue

1/1
Please reload

MÁS IDEAS

La poesía se fue

1/3
Please reload

SÍGUENOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 por Tenet Ideas. Creado por Grupo Goga

Ciudad de Guatemala, Guatemala.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon